Europa League: aciaga noche europea para los equipos madrileños

ELeague

Atlético de Madrid 2-3 Aris de Salónica.

Este Atleti… uff. Al campeón le noquean antes de subirse al round para defender su título. Lamentable espectáculo vivido en la noche de ayer en el estadio Vicente Calderón.

Un conjunto heleno que llegaba a la capital con la pesada historia a sus espaldas de saber que nunca antes un equipo griego había vencido en territorio español, nunca antes, hasta ayer.

El choque comenzaba frío para los de Quique, tan gélido que al primer minuto del encuentro el Aris se adelantaba en el marcador tras fallo garrafal del joven canterano David de Gea. Un fallo que Forlán y Sergio Kún Agüero se encargarían de convertir en mera anécdota ya que tan solo tardaron 15 minutos en darle la vuelta al marcador.

Todo parecía ir por buen camino, un abismo técnico separaba a los dos conjuntos, tal era la superioridad de los madrileños que se dejaron llevar.

Mala consejera la citada confianza cuando se porta en las elásticas rojiblancas. Finalmente ocurrió lo que nos temíamos, dos tantos helenos dieron la vuelta al marcador, dejaron helada a la parroquia colchonera y arruinaron las esperanzas de renovar título europeo a falta de carambola milagrosa en la última jornada.

Estigma Atlético, complicarse la vida sin ninguna necesidad.

OB Odense 1-1 Getafe.

El equipo azulón despierta de su sueño europeo en el último minuto.

Solo valían tres puntos para seguir aspirando al sueño de la clasificación europea. Lo tuvieron en la mano los pupilos de Michel, pero la diosa fortuna y un testarazo de Andreasen en el minuto 92 tiró por la borda un buen partido de los getafenses.

En un campo impracticable por la condiciones climatológicas, los Parejo, Manu del Moral, Albín… sacaron toda su categoría y calidad técnica para hacer el imposible y dar dosis de buen fútbol sobre el manto de nieve que cubría un césped completamente congelado.

Se sentían superiores y alcanzaron su ansiado premio, un gol a los dieciséis minutos que hacía justicia a lo ofrecido hasta entonces por los dos equipos.

La segunda mitad pesaría mucho sobre las piernas de los jugadores españoles que confiaron sus opciones europeas a defender un corto resultado. Únicamente con acciones a balón parado los daneses ponían en peligro una y otra vez la portería de Ustari, que hasta entonces lo había parado todo, pero que no pudo cerrar una brillante actuación en la última acción del encuentro, un gol que ponía punto y final a la andadura getafense por tierras europeas.

Un buen equipo que dejo los deberes hasta última hora y lo pagó con una dolorosa eliminación. ¡Lástima!

Cesar L. Perez
www.lascosasderobin.com

Deja un comentario