Fernando Alonso.

¿Saben amigos?

Cuando se cae con orgullo no hay motivo ni razón para el lamento.

Has perdido el mundial de F1 pero ganado la inmortalidad

¡Gracias Alonso!

 

Deja un comentario