Homenaje a Leo Messi.

Lo mejor del año 2012: Leo Messi

Se deshojó la margarita.

Finalmente el argentino Lionel Messi consigue su cuarto premio consecutivo que le acredita como mejor jugador del Mundo.

Siendo sincero con ustedes tenía más dudas de que hoy fuera martes 8 de enero 2013 a que Messi no ganara tan ansiado trofeo.

Un sin fin de sentimientos contradictorios invaden mi cabeza.

Por un lado la alegría que supone ver el reconocimiento mundial de un jugador extraordinario y por el contrario, una amarga decepción tras haber acariciado con la yema de los dedos el dorado galardón para uno de los nuestros.

Bien es cierto que la gesta lograda por Messi en el año 2012 –marcando 91 goles–es un hito desconocido hasta entonces en la historia de nuestro deporte, bien es cierto que estamos ante un futbolista brillante donde los límites vienen marcados por su propia imaginación.

Siendo absoluta e irrefutable verdad, lo anteriormente dicho, les invito a que viajen conmigo al pasado para enfocar el presente desde otro punto de vista:

Final Eurocopa 2012: España 4 – 0 Italia.

Aquel día España completó la trilogía futbolística por excelencia (Eurocopa – Mundial – Eurocopa) y consiguió robar a la historia un pedacito de su memoria.

Fuimos millones de personas los que pudimos contemplar el fútbol hecho gloria, un espectáculo cautivador para todos los amantes del balón. Una filosofía del “tiki – tiki” y del “taka – taka” que nos ha hecho pasar a los anales de la historia por méritos propios y con letras doradas.

En esta cúspide de elogios y alabanzas las miradas se dirigían, por encima del resto, hacia el manchego Andrés Iniesta un jugador de fantasía dentro del terreno de juego y una excepcional persona fuera de ellos.

¿Por qué no redondear tan brillante carrera con un balón de oro?

Ya saben amigos, nunca llueve a gusto de todos.

Dejando al margen cualquier tipo de polémica, expresar nuestra más sincera enhorabuena a todos los futboleros en general y al barcelonismo en particular.

Hoy el socio culé está de celebración.

César Labrandero

Deja un comentario