Panamá 1 – 5 España

Panamá - España

Aún siendo un partido amistoso frente a un rival menor, los ojos del planeta tierra estaban clavados en este encuentro y es que allí por donde pasa España levanta a su paso un haz de felicidad que todos los amantes de este deporte ansían poder vivir en primera persona.

Dely Valdes, seleccionador panameño, como antiguo residente y experto conocedor de nuestro fútbol, sabía a la perfección cuales eran nuestras mejores armas: “el famoso tiki y el archiconocido taka”.

Una fabulosa corriente deportiva que proclama el amor y cuidado por el balón llevado hasta su máxima expresión.

Sabiendo a lo que jugamos el problema y misterio radica en cómo poder pararnos…

Daba comienzo el encuentro como era de esperar, monopolio para el equipo que dirige Vicente del Bosque, que desde el primer minuto quiso aplacar con calidad y goles cualquier atisbo futbolero revolucionario de nuestros hermanos panameños.

Ante el temporal de juego y espectáculo que se había desatado, nuestros rivales solo corrían y corrían sin saber muy bien donde se dirigían.

La entrada en el once titular del tinerfeño Pedro, otorgó a la selección española ese descaro y desparpajo del que hemos carecido en otros encuentros.

Con el azulgrana sobre el terreno de juego ganamos en profundidad y mejoramos notablemente en cuanto a llegada al área rival finalizando buena parte de las jugadas que se cocina en la medular.

No me gustaría terminar este post sin hacer una especial mención a Iniesta, siendo todos los jugadores que componen La Roja fantásticos futbolistas Andrés Iniesta es diferente y distinto al resto de sus compañeros.

¿Saben amigos?

Entiendo que la losa y repercusión mundial de los dos gigantes, RonaldoMessi, es inamovible y lo seguirá siendo mientras que argentino y portugués así lo decidan.

Sin embargo la grandeza de unos no resta un ápice el mérito de otros y en esta vida hay espacio, tiempo y lugar para todo y todos.

Así, mientras los genios de FC Barcelona y Real Madrid parecen acaparar, en exclusiva, la pugna por el balón de oro el de Fuentealbilla  prefiere seguir trabajando como actor secundario.

César Labrandero.

 

Deja un comentario