Real Madrid 2 – 0 Atlético de Madrid: Otra vez será…

Real Madrid 2 – 0 Atlético de Madrid: Otra vez será…

¿O tal vez no?

Leyendo decenas de crónicas deportivas y escuchando un sin fin de tertulias radiofónicas la opinión generalizada que extraigo de las mismas es que las derrotas del Atlético de Madrid ante sus hermanos de capital se deben a un tema mental, una fuerza cósmica y una alineación de planetas que los conducen irremediablemente a la derrota cada vez que visitan el templo madridista.

Así las cosas, no sabiendo de cuestiones psicológicas que pudieran influir en el ánimo de los atléticos les invito a que indaguemos en el único aspecto del cual podemos hablar en este blog: FÚTBOL.

¿Por qué perdió el Atlético de Madrid?

Primero y fundamentalmente porque se enfrentaron a un auténtico equipazo, vigente campeón de la Liga española y que acapara una terna de futbolistas espectaculares en todas sus filas.

Hasta aquí lo fácil y visual.

Sigamos escarbando un poco más, José Mourinho, al que muchos tildan de extremadamente defensivo, introduce un concepto táctico en este Real Madrid: “cuadrado de seguridad” consistente en alinear juntos a dos centrales duros y contundentes como son Pepe y Sergio Ramos con dos medio centros que aporten rigor táctico en tareas defensivas –cuando no tienen el balón – como son Xabi Alonso y Khedira.

Si bien es cierto que dicho planteamiento no le otorga una gran fluidez de juego no es menos cierto que jugando de esta manera el Real Madrid es una roca difícilmente penetrable para casi todos los mortales.

Un esquema principal al que debemos añadir dos laterales de largo recorrido como son Coentrao – Arbeloa y la velocidad con la que el equipo sale a la contra a través de jugadores de la categoría de Di María, Ozil, Benzema y Cristiano Ronaldo convierten a los blancos en un conjunto ganador.

En mi opinión y a modo de conclusión la derrota de los colchoneros se debió más a cuestiones geométricas – no sabiendo como perforar el cuadrado de seguridad impuesto por el Real Madrid – que a miedos, gafes, o cualquier otro tipo de elucubraciones mentales.

César Labrandero.

Deja un comentario